Instalación de cerraduras en Zaragoza

Instalación de cerraduras en Zaragoza
Sin duda, uno de los trabajos más relevantes de los especialistas en cerrajería es el montaje de cerraduras. A través de trabajos realizados bajo la norma y los protocolos de seguridad pertinentes, los especialistas realizan anclajes y empotrados en los que los sistemas saldrán ganando, y por tanto la salvaguarda de los accesos.

Instalación de cerraduras anti ladrones


Los especialistas en cerrajería han de tener la instalación de cerraduras anti ladrones como uno de los trabajos principales, un trabajo que les permitirá poner a salvo los accesos de los diferentes métodos de robo, algunos muy sofisticados y otros muy bastos e invasivos. Para cualquiera de ellos, hay que tomar medidas.

Cuando los ladrones deciden emplear métodos violentos, normalmente con objetos contundentes, deben encontrar la máxima resistencia en puertas, cerraduras y cualquier elemento de los sistemas de cerrajería. Los amigo de lo ajeno, utilizan frecuentemente en estos casos palancas, sierras, taladros... Los escudos anti taladro o las puertas acorazadas evitarán estas acciones, así como las cerraduras con sistemas que incorporan ganchos anti palanca.

Cerraduras anti ladrones para técnicas de robo sofisticadas


Si se pretende proteger el acceso contra las técnicas de robo más sutiles, es necesario echar mano de productos de alta gama, productos de gran rendimiento que integran en sus estructuras cilindros antibumping, entre otras muchas características. El método del bumping para robar es de los más usados por los ladrones, que lo llevan a cabo con un martillo y una llave. Con solo golpear la llave una vez correctamente colocada en la cerradura, los pistones cederán, comprometiendo la protección del acceso.

También los ladrones utilizan métodos como el impresioning, una sofisticada técnica que básicamente consiste en la realización de una copia para la cerradura que se desea abrir, pero una copia realizada sin necesidad de poseer la original. De ahí su gran peligrosidad y la necesidad de evitarlo con cerraduras específicas, como las electrónicas.